Que triste es para esta chica ver que sólo le han preparado una polla, así que como mujer exigente que es pide una ronda doble de pollas empalmadas. Ahora sí que está lista para meterse una buena comilona y ya de paso unos buenos tragos de leche calentita.

Para ponerle mayor disfrute, se deja follar las tetas con una rica cubana en sus pechos enormes. Pero parece que se está quedando con hambre, así que pide otras dos pollas más, cuatro en total, para terminar en un delicioso bukkake en su cara de loca viciosa.