entrada_221 Esta parejita ha decidido probar nuevas experiencias sexuales por lo que el chico, a sabiendas de que su chica es una zorrita sumisa le ata las manos para que no pueda moverse mientras se la folla. El chico deja a su novia en el jardín con la posibilidad de que los pillen en cualquier momento follando para añadir mas morbo a la situación, aunque finalmente pueden follar tranquilos disfrutando ella de la sensación de ser una perrita a las ordenes de su chico.