entrada_249 La pelirroja ha quedado con su madurito amante en su casa aprovechando la ausencia de su mujer, quien se ha ido de compras pensando inocentemente que su marido se quedaría toda la tarde viendo la televisión. La chica no duda en meterse la polla del chico bien dentro de la garganta dispuesta a disfrutar de una follada corta, pues en cualquier momento puede aparecer la mujer del maduro y pillarlos, dejándose el coño en cabalgar la enorme polla hasta llegar a la locura del orgasmo.