entrada2Menudo susto me pegué la otra noche cuando encuentro a un desconocido hurgando en mis cosas e intentando robarme lo más valioso que tuviera en casa. Al descubrir que le había pillado se abalanzó sobre mí cogiéndome del cuello y tumbándome sobre el sofá inmovilizándome. como no sabía que hacer para evitar el robo, me insinué abriéndome de piernas y masturbándome el coño a cambio de que dejara estar mis cosas en paz. al final, la jugada me salió bien y él se puso cachondo empezando a comerme el coño. Dejé que me penetrara poniéndome muy cachonda al ver su gran polla, incluso le propuse que me enculara por mi dilatado ano y ya de paso llevarme de propina su rico semen en toda mi cara.