entrada1Su compañera de piso estaba buenísima y no sabía si era lesbiana como ella, así que al verla tumbada en el sillón leyendo un libro pensó en atacar y ver su reacción, total si no ya encontraría otra chica a la que echarle el ojo. Gracias al atrevimiento descubrió que su nueva compañera de piso tan sólo necesitaba que encendieran la llama de la pasión para que se desatara la lujuría en su interior.