entrada_61 La chica no tiene suficiente con el consolador metido por el coño, si no que aprovecha la llegada de su novio para que pueda disfrutar de una polla real metida en su coño, gimiendo como una autentica zorra y dejando que le meta centímetro a centímetro hasta lo más profundo de su coño. Una vez saciada, no tendrá problemas en recibir un buena corrida en la cara, viendo como su novio termina completamente saciado.