entrada_235 Una preciosa zorra ha quedado con un amigo suyo en casa para disfrutar de un buen rato de sexo; nerviosa por la espera la chica va calentando su coño sin poder dejar de pensar en el momento que vaya a disfrutar de salvaje follada que va a suponer hacerle disfrutar como una guarra, abriendo bien las piernas y dejando que sea él quien lleve la marcha, una delicia sin duda de sexo que le transportara a la locura.