entrada_113 Me encanta cuando mi mujer, completamente borracha después de una fiesta o de una comida se pone caliente. No se aún el motivo ni el por que, lo que si se es que busca un rincón en cualquier sitio para llamarme y dejarse follar un rato el coño o incluso haciéndome una mamada para disfrutar de la situación. Es algo que me vuelve loco y que me deja bastante saciado ya que solemos salir todos los fines de semana, y esta historia se repite.