entrada_229 La parejita ha decidido aprovechar las vacaciones en la cabaña de sus padres para disfrutar de todo el sexo que no han podido tener a lo largo del año. El chico completamente excitado por probar de nuevo el coño de su novia no duda en tumbarla en la alfombra de piel de oso, y ella abre bien las piernas para que pueda disfrutar de la sensación húmeda al entrar en su coño. Diferentes posturas y con suavidad practican un sexo caliente en medio de una nevada, completamente cegados por el placer.