entrada_69 El panadero del barrio lleva tiempo prestando atención a la jugosa morenita que cada día va a comprar el pan, por lo que un día tras aprovechar que esta en la terraza tomándose un refresco decide enseñarle su ingrediente sorpresa invitándole a pasar a la cocina, aunque lo que realmente quiere el chico es poder tocar las enormes tetas de la chica y sobre todo ver lo guarra que es y hasta donde llega.