entrada_187 Quise enseñar a mi novio la adquisición de mi nueva casa que compre gracias a la crisis y sus precios muy rebajados, ya que la gente se quita las cosas de cualquier manera y que sin duda supe aprovechar a la perfección. Mi novio iba bastante ilusionado pues pensaba que sería un nidito de amor, pero le deje bien claro que era para venir a visitarme, no para venir a vivir ya que él tenía casa desde que comenzamos a salir y nunca me había planteado que fuera a vivir a la suya, y harta de esperar quise tener algo mío.

Cuando llegamos a casa y vio todo montado se enamoro de ella, evidentemente no es l mismo comparar su casa prefabricada en mitad del bosque que un piso en pleno centro de la ciudad, así que hice hincapie que él solo vendría para cuando quisieramos cenar, alguna noche que se quedara a dormir pero que no iba a ser su domicilio fijo. Finalmente se resigno y comenzó a disfrutar la casa, pero yo ya tenía en mente otra cosa pues era hora de estrenarla, así que lo tire al sofá y deje que me llevara la excitación pues era mi casa y la primera vez que echaba un buen polvo con mi novio sin miedo a que me pillara uno de sus amigos o mis padres en la mía.