entrada1Cuando tienes ganas de follar y no sabes con quién hay que ser listo. Por ejemplo, yo llamé a la pizerra de mi barrio que tiene unas tetas gigantes para que me trajjera una pizza a domicilio.

Pero cuando llegó se dio cuenta en cuanto le intenté tocar una teta que yo no quería una pizza, quería comerme sus tetas para cenar esa noche. Ella aceptó encantada y así poderse saltar un rato de trabajo mientras llevara el dinero de la pizza al jefe. Pasar un buen rato con ella fue tener una mamada muy cachonda y ensalivada que me dejó extasiado.