entrada_198 Necesitábamos ganar dinero ya que llevábamos dos meses de retraso con la hipoteca, y nos avisaron que un tercero sería desastroso para nosotros puesto que nos encontraríamos con un embargo, así que mi mujer desesperadamente busco cualquier cosa, encontrando la posibilidad de grabar un vídeo porno.

Un vídeo donde saldríamos los dos follando y por el que nos pagaría una buena suma de dinero, la necesaria para pagar los dos plazos de la hipoteca y darnos un pequeño respiro. Nos apuntamos y nos llamaron al poco tiempo, ubicando la grabación en un piso y que junto con los nervios y la excitación por el dinero que recibiríamos nada mas terminar la escena por lo que intentamos darlo todo, con unas penetraciones profundas por parte de mi novio y disfrutando finalmente del sexo sin percatarnos ni de la cámara que grabo toda la escena.