entrada_141 Cuando los hombres estan malitos recurren en mi ayuda, que trabajo como asistenta a domicilio para señores enfermos, que tienen la polla con estres o que necesiten una extracción de leche urgente. Yo siempre pido a cambio un buen cunnilingus, que disfruten de mi cuerpo y sobre todo de que calmen el calor que desde sus pollas desprenden gracias a mi boca y a mi habilidad con mis manos, aunque con lo que mas se deleitan es cuando entran en mi coño, perfectamente lubricado y dispuesto a recibir una buena polla.