entrada3La madurez me ha hecho comprender dos cosas, una es que me vuelvo loca hormonalmente y paso de un estado completamente tranquilo a rozar casi la ninfómania y el otro es que a veces me da por llorar como una magdalena, por lo que he optado finalmente intentar evitar por todos los medios lo segundo y follar mucho.

He pasado de ser una chica algo tímida, que le costaba relacionarse a tirarse encima de un chico deseando su polla, sentir como se mete lentamente por mi coño y como va comenzando a frotarse hasta dejarme completamente lista y húmeda para comenzar una autentica sesión hardcore donde los dos acabamos exhaustos y muy saciados.