entrada1Hablando en la cama como cualquier matrimonio mientras el se masturbaba y cuando menos se lo esperó ella se la metió en la boca y empezó a succionar con garbo. Toda una zorrita su mujer que aunque estaba algo rellenita era tan golosa que no importaba. Sus tetas eran de igual forma apetecibles y naturales que botaban tanto cuando se la chupaba como cuando se lo follaba.