entrada_175 Cuando el verano llega lo mejor no son las chicas españolas que salen a la calle con poca ropa, pues cuesta mucho convencerlas para echar un polvo. Lo mejor son las guiris que vienen a nuestro país dispuestas a disfrutar del alcohol y sobre todo de buenas pollas para sus coños sedientos.

Y esta chica en particular fue la que me folle yo, una dulce rubia con unas curvas fantásticas y un culo delicioso que me iba poniendo mas cachondo conforme hablaba con ella, aunque no me entendía muy bien por que mi inglés es algo precario. Lo que si entendió cuando llegamos a casa es que cuando me desnude era por que directamente íbamos a follar, desnudándose ella y comenzando a follar salvajemente, llegando a sorprenderme cuando saco mi polla de su coño y lo coloco en su ano sin dilatar ni nada, para hacerme una buena demostración de sexo anal extranjero.