entrada_145 Tuve un sueño tan húmedo y erótico a la vez que cuando me levante estaba con el coño completamente mojado, por lo que decidí irme al lavabo y coger el vibrador para disfrutar de una buena paja, aunque mi marido al escuchar mis gemidos se despertó interesado en el espectáculo y excitado completamente, metió la polla por el pomo de la puerta que aun no estaba puesto, al mas puro estilo Glory Hole y que no dude en hacerle una mamada dejándolo listo para volver a la cama y follar salvajemente deleitandome con una deliciosa cubana y un sexo salvaje, sobre todo muy húmedo.