entrada_159 Me encanta aprovechar el exterior de mi casa, un jardín amplio y cubierto que me permite recrearme en mis fantasías sexuales, tales como masturbarme con mis juguetes eróticos, mis preferidos y diseñados especialmente para mi coño, que se moja muchísimo cuando pienso en el placer y la sensación de introducirmelo hasta el fondo de mi coño, quizás una especie de deliciosa adicción que termina estallando en una burbuja de placer.