entrada_161 Necesitaba dinero urgentemente, pues había visto un par de zapatos que quería y costaban un riñon de la cara, por lo que un amigo me sugirió la idea de poder asistir a una empresa donde te grababan en vídeo mientras te masturbabas, y dependiendo de la calidad de la escena te pagaban una cantidad u otra.

La cosa es que yo no tengo ningún pudor en que me vean así que me presente con la tranquilidad y un poco de curiosidad debido a que igualmente iba a disfrutar con esa deliciosa paja. Me hicieron sentar en un cubículo totalmente blanco y me pidieron que me desnudara, cosa que hice en el acto imaginándome que en pocas horas dispondría de mis zapatos en los pies disfrutándolos igual que iba a disfrutar de mi coño.