entrada_152 Levantarte en casa de tu colega después de una noche intensa de fiesta y encontrarte como yo a su madre haciéndome una mamada es un situación muy surrealista que en el momento pensé sería debido a los efectos del alcohol, pero cuando se extendió por mas de un minuto la historia me hizo pensar que todo era real y imbuido por una fuerza sexual sobrehumana comencé a tocar su piel, sedosa y suave hasta que puso su coño encima de mi polla esperando bajar para completar la mañana perfecta, una follada con la madre de mi amigo, este sin aparecer y encima me preparó después el desayuno, una noche perfecta.