entrada_157 Sin duda fue uno de los fines de semana mas locos que hemos tenido mi amiga y yo, las cuales compartimos una casita a las afueras de la ciudad y que nos permite traernos a chicos los días de fiesta para poder follar con total tranquilidad, disfrutando de unas mañanas intensas y dejando que los chicos que vienen, se sorprenden con la naturalidad con la que hacemos las cosas. Estos dos chicos aprovecharon sin duda el tiempo, dándonos el máximo tiempo de placer y sobre todo el moreno que me hizo un cunnilingus tan increíblemente delicioso y húmedo que casi me vuelvo loca de placer, obteniendo muchos puntos para llegar a ser un posible novio en el futuro, aunque me quedan algunas pollas mas por conocer.