entrada6Sentir la sensación de ser deseada, que alguien te mira con ojos distintos a los que te miraria una madre, o un hijo, si no con ese brillo intenso que da a entender que en esos momentos eres la única persona dentro de su mundo es algo que me excita mucho, que humedece mi coño y me hace sentirme dentro de una burbuja que solo explota cuando llego al orgasmo.

Y así es mi marido, una chico servicial que le gusta disfrutar del mejor sexo gracias a mi, siempre diciendome lo bonito de mis curvas, mis tetas bien formadas y duras, mi predisposición para el sexo y sobre todo las ganas que pongo a la hora de follar, algo que le hace perderse en los mas bajos instintos y que permite hacerme sentir como si fuera una diosa en la cama.