entrada_196 Sin duda fue una tarde trepidante gracias a mi novia, una morena brasileña de curvas deliciosas que decidió que jugáramos un poco antes de tener sexo como si de una película porno se tratase, siendo ella la actriz y yo el cámara que la grababa.

Cogí el móvil y enchufe la cámara cuando mi mujer estaba lista, completamente desnuda y poniendo a tiro su húmedo coño para que la cámara captara todo su esplendor. Me sorprendió cuando saco un consolador, del cual desconocía cuando lo había comprado y se dedico a masturbarse delante de mi, dejándome completamente excitado.