entrada1Iba conduciendo por un atajo en medio de un campo de maíz hasta que se encontró con una rubia algo perdida. La había dejado tirada el coche e iba cansada así que fue la oportunidad perfecta para acudir en su ayuda y llevarla de vuelta hasta su casa. Ella al parecer fue una mujer muy agradecida que le chupó la polla antes de subirse al coche y hacerle disfrutar con la sorpresa que tenía húmeda entre las piernas.