Ocasiones como esta solo ocurren una vez en la vida, el grabar a mis dos compañeras de piso completamente borrachas y dispuestas a montarse un show lesbico es algo que no me lo creía en la vida, pero resulta que cuando entre en el piso me llamaron y me dijeron que como no habían pillado en la discoteca iban a disfrutar un rato entre ellas y que les pondría muy caliente si las grababa,cosa que hice en el acto sacando mi cámara y viendo como las dos disfrutaban de su coño.