entrada_185 Tenía un sentimiento de agradecimiento a mi amigo que no sabía como pagarle, ya que me apoyo cuando pille a mi novio follando con otra chica en nuestra casa, a tan solo diez días de casarnos. No fallo ni una vez y le dio igual que le llamara a las cuatro de la mañana o que estuviera todo el tiempo llorando, tuvo la paciencia que ahora le recompensare de la manera que mejor se.

Lo llame para quedar en casa después de salir a correr, ya que soy una chica que se cuida mucho y prepare todo lo que quería hacer. Cuando llego a casa pensaba que íbamos a salir a cenar, y se sorprendió cuando lo invite a entrar en casa. Lo senté en el sofá y le enseñe mis enormes tetas que supo tocar con cuidado y adivinando como iba a agradecerle todo su apoyo, dejando que penetrara mi coño y tomare el dulce néctar de mis labios follándome sin piedad ni compasión, aunque con dulzura y mucha pasión, algo que me encanto y que estoy pensando en que quizás sea el chico que siempre he buscado.