Contratar a una chica de la limpieza para casa fue idea de mi mujer, que casi siempre fuera por temas de negocios no tenía tiempo para limpiar y contar conmigo es algo inútil ya que yo también estoy prácticamente todos los días fuera de casa. Ademas de que últimamente me encontraba algo caliente por que mi mujer apenas tenía tiempo para mi y para disfrutar del sexo, por lo que decidí tirarme a la piscina y probar a follarme a la latina que venía todos los días a limpiar y dejándome bastante sorprendido acepto siempre y cuando a final de mes le aumentara un poco mas el sueldo, así que llegue al punto de coger y grabar cada vez que ella venía a hacerme una faena para así al menos no tener que estar recurriendo a su coño cada dos por tres.