entrada_176 La primera vez que montamos un trío con mi amiga rubia nos pareció extraño, como si fuera un buffet con comida todo mezclado de manera que yo era una latina cachonda, mi marido era un hombre negro y ella una rubia caucásica, dando la sensación que no tenía tanta experiencia en el sexo, aunque luego demostró lo contrario.

No tardamos en comenzar pues ella quería disfrutar del buen sexo y yo estaba sedienta por ver como mi marido iba a meter su enorme polla en aquel pequeño coño y su reacción, con cierto temor por que se asustara o no le entrara completamente, pero me sorprendió por que tras lubricarle con su lengua el coño de por si ya húmedo entro sin mayor problema, penetrando hasta el fondo y escuchando como ella gemía de puro placer, incentivandome a mi a volverme loca y sacar mi vena latina transformando ese trío en algo salvaje y puramente sexual.