entrada_184 Mis amigos me sorprendieron muchísimo cuando vinieron a casa para felicitarme mi cumpleaños y darme su regalo, un gracioso sujetador que realzaba mis tetas hasta hacerlas parecidas a las de una actriz porno. Para morbo de la situación quise probármelo delante de ellos para ver su reacción, excitada por el hecho de que uno de los acompañantes era el chico que me gustaba desde hacía tiempo.

Y cuando enseñe mis tetas encendí la mecha, los chicos se excitaron y mi amiga para seguirme el rollo se desnudo conmigo dejando claro que era el momento del verdadero regalo: una buena dosis de sexo. Sin llegar a ser una orgía disfrutamos de las pollas de nuestros dos amigos, que no sabían si era verdad o mentira lo que estaba ocurriendo en ese momento pero que se empleaban para darnos autentico placer a nuestros coños, haciéndonos gozar de autentico placer y dejándonos llevar por las sensaciones que causaba esa intensa tarde de sexo en mi cumpleaños, que seguramente jamás olvidare.