entrada_203 Cuando llegan mis clientes a casa reciben la exclusividad y el lujo que requieren – no sin antes comprobar su solvencia mediante tarjeta de credito – para recibir uno de mis masajes eróticos que desentumecen sus músculos. A veces como este cliente llamado Carl, pagan un poco mas por un servicio extra, que consiste en un francés natural y un completo en el que le entrego mi coño para que disfrute y se relaje al máximo. Todos mis clientes quedan satisfechos, ya sean solo acariciándolos con mis habilidosas manos o probando el dulce néctar de mi coño.