entrada2Que pervertido el viejo que le roba las bragas a una chica del tendedero del jardín de su carabana y empieza a olerlas empalmándose. El muy cabrón descubre a la chica en plena acción con su pareja, le ha tocado el gordo de los voyeuristas, tiene las bragas de esa mujer cachonda en sus manos y para colmo puede ver como disfruta con su pareja.

Tras terminar, la zorra de la mujer se da cuenta de que el viejo está en la ventana observándola con la polla fuera en su mano, y decide poner su cuerpo desnuda y acariciarse y el viejo deje una corrida en el cristal de la ventana que ella después lamerá como una perrita.