entrada2Se encontró a una preciosa rubia en la parada del autobús y le bastaron unas pocas palabras con ella para que accediera a pasarlo bien dentro del club que había enfrente. La siguió escaleras arriba mirando su culito bajo la minifalda y una vez arriba no era el único candidato para follársela, pues unos cuantos rabos más se unieron en un bukkake con esta rubia tan zorra.